Sí, tu puedes

Hace diez años en este mes, viajé a Unity Village para asistir a mis primeras clases presenciales de Educación y Enriquecimiento Espiritual (SEE) por sus siglas en inglés. Varias semanas antes, había discernido el llamado al ministerio, un conocimiento intuitivo tan sorprendente que mi reacción inicial fue de incredulidad. Debe ser un número cósmico equivocado, pensé. Seguramente, no puede ser para mí.

Pero el llamado no desapareció. Por lo contrario, se volvió más fuerte. Y antes de darme cuenta, estaba en camino a Kansas City para tomar mis primeras clases. Me empapé de todo y la pasé muy bien haciendo nuevos amigos y sumergiéndome profundamente en las enseñanzas de Unity.

En una de las clases, el maestro nos dio a cada uno una plantilla en la que podíamos intentar escribir un mensaje de Daily Word. Incluso podríamos enviárselo al editor para recibir sus comentarios. Muchos de mis compañeros de clase aprovecharon la oportunidad y con entusiasmo, redactaron sus mensajes. Yo no lo hice. Me sentí intimidada. No hay manera de que pueda hacer eso, recuerdo haber pensado. Ni siquiera lo intenté.

Creo que no puedo, no puedo …

Traer a mi mente esos recuerdos me mostró algo sobre mí. Al recordar esas experiencias y otras a lo largo de mi vida, surgió un tema. Cada vez que quería hacer algo, casi nunca pensaba que era capaz de hacerlo. Estaba demasiado impaciente por mentalizarme y alejarme de la aventura, del crecimiento, de la vida.

Su entusiasmo y apoyo me sorprendieron, y confié en ellos. Me apoyé en su visión de mi futuro hasta que pude visualizarlo por mí misma.

Pero las personas en mi vida—mi familia y amigos—lo sabían mejor. Cada vez que pensé que no podía, ellos pensaron que sí podía. Cada vez que se me ocurría una lista de razones para no intentarlo, ellos tenían más razones para que lo intentara.

En esas semanas antes de llegar a clases a Unity Village, luché con mi llamado al ministerio. Encontré tantas razones sensatas y lógicas para no seguirlo. De hecho, me pareció que encajaba tan mal que tuve problemas incluso para pronunciar en voz alta las palabras quiero ser ministro. Pero cuando finalmente llegué al punto en que podía hablarlo y compartirlo con otros, nadie compartió mis dudas. Sucedió lo contrario. Su entusiasmo y apoyo me sorprendieron, y confié en ellos. Me apoyé en su visión de mi futuro hasta que fui capaz de visualizarlo por mí misma.

Varios años más tarde, cuando el puesto de Editor de Daily Word estuvo disponible, varios amigos y asociados se acercaron a mí, compartiendo ese mismo apoyo, ya que cada uno me instaba a postularme para el puesto.

Ellos saben que puedes

A lo largo de los años, he aprendido a escuchar las voces que creían en mí cuando yo misma no lo hacía y me imaginaban de maneras que yo no podía creer. Personas que no estaban sujetas al tamborileo persistente de la duda y otros pensamientos limitantes que me encerraban en una visión reducida de mí misma.

Tal vez tengas esa misma visión limitada. Tal vez existe un sueño en tu corazón que se siente fuera de tu alcance. Una aventura que tienes miedo de intentar. Un objetivo del que te estás alejando. ¿Qué te dicen las personas en tu vida? ¿Qué persigas tus sueños? ¿Creen en ti? ¿Puedes hacerlo tú?

Es momento de escuchar esas voces. Porque esas son las personas que te conocen. Esas son las personas que te ven. Ellos son los que contemplan lo divino en ti y conocen la profundidad y el poder de tus dones. Incluso si no puedes creerlo, puedes creerles a ellos.

Cuando asistí a mi primera clase de SEE ese día brillante y fresco de otoño, nunca hubiera creído si me hubieran dicho que, en menos de diez años, sería un ministro Unity y la editora de la publicación insignia de Unity. Pero confié en aquellos que lo vieron antes que yo. Pensé que no podía. Ellos sabían que podía. Y lo hice.

Acerca del autor

La reverenda Teresa Burton es ministra ordenada de Unity y maestra licenciada de Unity. Burton, es una oradora dinámica e instructora creativa, hace que las enseñanzas de Unity sean fáciles de entender y divertidas de aprender. Antes de responder al llamado al ministerio, trabajó como editora durante más de 25 años en varios puestos en publicaciones impresas y digitales.

Más

No Results