Verdaderamente acogida y bienvenida

Tenía 11 años cuando me di cuenta por primera vez de que yo era diferente a mis amistades.

Primero, yo amaba a Dios. Mis familiares eran miembros activos de una comunidad judía conservadora/ortodoxa que era mi segundo hogar. Fui a la escuela hebrea y asistía a los servicios cada semana. Me encantaba estudiar y aprender la Torá: las oraciones y la historia, que me gustaba mucho particularmente.

Me veía a mí misma en las historias de la Torá. Yo era Abraham, José, Moisés y todos los profetas que habían tenido una conexión poderosa y transformadora con Dios. Yo me sentía atraída hacia el liderato espiritual y soñaba en convertirme en rabina.

Espiritualidad LGBTQ, Judaísmo y LGBTQ, Unity y LGBTQ, Rev. DeeAnn Weir Morency

Segundo, estaba descubriendo mi sexualidad. Mientras mis amigas se enamoraban de los chicos, yo me encontraba enamorándome de ellas. Soñaba con besar a las chicas.

También fue el año en que aprendí dos poderosas lecciones que tardé décadas en desaprender: las chicas no pueden ser rabinas, y las chicas nunca deben admitir que quieren besar a otras chicas.

Dejé el judaísmo y escondí mi identidad sexual. Con el tiempo, encontré la fortaleza y la autoconciencia para salir y reclamar mi sexualidad, y tal vez no es de sorprender, comencé a reclamar mi relación con Dios al mismo tiempo.

Alguna sabiduría interna me mantuvo en la búsqueda de una tradición espiritual que pudiese acoger mi amor por la oración, mi deseo de pertenecer a una comunidad, mi pasión por los rituales, mi compromiso con la transformación y que no solo me aceptara, sino que también me acogiera, como lesbiana.

Verdaderamente acogida y bienvenida

Todavía recuerdo cuando llegué a mi primer servicio de Nuevo Pensamiento. El alivio y la sorpresa me invadieron cuando me di cuenta de que no solo era tolerada como una mujer lesbiana, sino que era verdaderamente acogida y bienvenida.

Miré a los líderes y vi ministros lesbianas, gays y transgénero. Encontré un marco espiritual que le quitó el género a Dios, le quitó el sufrimiento a Dios, le quitó el juicio a Dios. Lo más importante fue que encontré un marco espiritual que me veía como una persona intrínsecamente completa y maravillosamente única. Fue uno de los momentos más sanadores de mi vida.

La religión y el dogma religioso han hecho mucho para perjudicar a los miembros de la comunidad LGBTQ. Sin embargo, Existe un camino para amar a Dios y también amar a quien quieras. No tienes que escoger una cosa sobre la otra.

Para mí ha sido un profundo viaje de sanación, el presentarme con mi autoridad espiritual como ministro, como lesbiana, como mujer.

He dejado ir las creencias dolorosas que mi ser de 11 años había aceptado sin saber nada más: que yo era un error, una abominación, era menos que, y que, de alguna manera, había algo intrínsecamente erróneo conmigo, era un gran y enorme error de Dios.

Mi vida ahora es una de paz y bienestar. Amo mi vida, a mi esposa, a mis anhelos y mi llamado espiritual. Estoy profundamente agradecida de poder compartir este mensaje de esperanza con otras personas.

Acerca del autor

Rev. DeeAnn Weir Morency (she, her) is the associate minister at Unity San Francisco, California.

Más

No Results