En la década de 1940, dos mujeres profesionales de gran visión, fe y fortaleza de carácter, cumplieron un gran sueño: traer a Puerto Rico la filosofía de vida que enseñaba y practicaba la Escuela Unity de Cristianismo Práctico, ubicada en Unity Village, Missouri, en Estados Unidos. Ellas eran Rafaela Meléndez y su hermana menor, la doctora Concha Meléndez, dos extraordinarias educadoras.

Rafaela, quien fue maestra de español, visitó por primera vez Unity Village en Missouri, en la década de 1940. Allí se sanó de una enfermedad que le aquejaba. A partir de esa experiencia transformadora, decidió llevar las enseñanzas de Unity a Puerto Rico. Fue la primera ministro hispana ordenada por Unity. En 1945 inició en Puerto Rico reuniones informales para estudiar los principios de Unity, primero en el Ateneo Puertorriqueño y después en la Biblioteca Carnegie en San Juan. En 1950, junto a su hermana Concha, fundó oficialmente, en un local en la calle Condado, el primer ministerio Unity en español, su anhelado sueño. El domingo 6 de mayo de 1962 celebraron su décimo segundo aniversario en ese lugar.

Rafaela y Concha Meléndez fueron dos pioneras y exponentes de la Verdad Crística que Jesús nos enseñó: Busquen primeramente el reino de Dios.

En 1969, se inauguró su templo actual, en la calle Victoria en Santurce. Fue el fruto de un proceso en el que les guiaba la fe y la certeza de que Dios era la fuente de su provisión. Cuando la encomienda parecía demasiado ardua y el dinero aparentaba faltar, ahí estaba la palabra de Rafaela, quien con gran convencimiento y amorosa autoridad les recordaba: “Esto es lo que la congregación necesita y Dios proveerá la sustancia”.

También profetizaba con absoluta convicción: “Cuando tengamos el nuevo edificio, habrá un crecimiento grande en la congregación y seremos prósperos todos. Para los que a Dios aman, todo es posible”. Esta profecía se convirtió en hecho factible a través de los años. El edificio se construyó a un costo oneroso para aquel momento. El préstamo se saldó mucho antes de la fecha programada.

Sí, Dios proveyó y continúa proveyendo.

Expresiones del amor de Dios

Los congregantes describían a la reverenda Meléndez como una mujer de fe inquebrantable, de gran fortaleza y altos valores morales. De ella también se afirmaba que era “equilibrada, serena, de tesón, segura, firme, entusiasta, con gran visión y amor crístico”.

Nada la detenía en su propósito de expandir las enseñanzas de Unity, conciencia que inculcó en su hermana menor, la doctora Concha Meléndez, quien se distinguió como escritora y crítica literaria, y recibió múltiples reconocimientos y honores durante la ejecución de su profesión, en Puerto Rico y en otros lugares.

Cabe destacar que en 1932, fue la primera mujer que obtuvo su grado doctoral en Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de México (UNAM). Se desempeñó como profesora, catedrática y directora del Departamento de Estudios Hispánicos y Humanidades de la Universidad de Puerto Rico y laboró en universidades de diversos países como México, Venezuela y Estados Unidos.

En 1956, tras jubilarse de la docencia universitaria, al aceptar el tributo que le hizo la Asociación de Mujeres Graduadas de la Universidad de Puerto Rico, la doctora Concha Meléndez afirmó: “Y hoy… esta mujer vestida de gris que les habla, es más joven que nunca porque ha alcanzado la comprensión espiritual que hacen de cada hora una consciente aventura. Mira la flor, la nube, el afecto que recibe con gratitud gozosa, porque los ve como expresiones del amor de Dios”.

Educadoras, traductoras y pioneras

Luego de su jubilación, Concha cambió su modalidad de enseñanza universitaria y dedicó el tiempo restante de su vida a diseminar los principios de la Verdad de Unity junto a su hermana Rafaela. Se convirtió en la primera traductora al español de Daily Word, conocida como La Palabra Diaria.

En 1978, con la guía de la doctora Concha Meléndez se publicó póstumamente el libro “En quietud y confianza”, de la reverenda Rafaela Meléndez, una compilación de los conceptos y principios de Verdad universal que Unity enseña y ella demostró y diseminó. En su obra se destacan valiosos mensajes como:

—“Dios es la inteligencia creadora que se mueve en todo el universo. Eres tú el vaso en donde se vierte para expresarse, según tu conciencia”.

—“Ninguna condición o circunstancia puede retener el alma en esclavitud cuando hace contacto consciente con la gran Mente Dios”.

—“El Espíritu dentro de ti, la perfecta idea del hombre espiritual en la Mente Divina, es el habitante eterno”.

—“Cuando amamos a Dios, olvidamos todo deseo egoísta y nos volvemos valientes y seguros. Cuando amamos a Dios, nuestra conciencia se armoniza y nuestros asuntos externos se ponen en orden. Cuando amamos a Dios, la verdad en nuestro corazón destruye las murallas de separación y sentimos el fluir del infinito amor que Jesús sintió”.

Rafaela y Concha Meléndez fueron dos pioneras y exponentes de la Verdad Crística que Jesús nos enseñó: “Busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas”. (Mateo 6:33,34).

Bendecidas son en su caminar eterno.

Acerca del autor

La Rev. Dra. Norma Iris Rosado sirve en tres iglesias de Unity en Puerto Rico, donde ella y su difunto esposo, el Rev. Luis Montero, también fundaron una escuela de Unity para maestros licenciados y ahora para estudiantes ministeriales. Fue la primera presidenta hispana de la Asociació de Iglesias Unity. Cuenta con doctorados en teología y en consejería cristiana y clínica, ambos obtenidos en Revelation University Puerto Rico con sede en Florida.

Norma Rosado

Más

No Results